Frontera Land Alliance

Mision, Vision, Principios y Metas

Misión:

La Frontera Land Alliance protege en perpetuidad áreas naturales, granjas, ranchos, así como el agua y la vida silvestre de la región occidental de Texas y el sur de Nuevo México, para futuras generaciones que viven en la región del Desierto de Chihuahua.

 

Visión:

Nuestra visión es facilitar un deseo que la comunidad entera comparte, y la motivación de proteger nuestro mundo natural en pro de generaciones futuras. En el futuro, esta región podrá disfrutar de un suministro constante de agua, grandes espacios abiertos, y un crecimiento urbano bien planeado y logrado a través de alianzas efectivas entre entidades públicas y privadas con el fin de proteger los recursos naturales actuales. Juntos podremos tomar decisiones más inteligentes y heredar a generaciones futuras la belleza, la fauna, los recursos naturales y el agua de los que disfrutamos hoy. Invertir en conservación es también una inversión para nuestra economía, esto a través de granjas y ranchos productivos, agua potable, energía sustentable y toda clase de recursos naturales de los cuales depende mantener nuestra calidad de vida.

 

Presentación general de la Frontera Land Alliance

 

Objetivos de la Frontera Land Alliance:

Todos tenemos una responsabilidad compartida de conservar y educar a la comunidad acerca de nuestro mundo natural: Usar solamente lo que necesitamos y tomar decisiones inteligentes como por ejemplo, el heredar la belleza, la fauna, los recursos naturales y el agua que tenemos hoy a generaciones futuras. Invertir en conservación es también invertir en  nuestra economía, ya que los turistas se sentirán atraídos a la región por nuestras montañas, el Río Grande/Río Bravo, así como por nuestros parques y áreas naturales.

 

Nuestra historia

La Frontera Land Alliance es una organización no gubernamental y sin fines de lucro que comenzó en 2004 cuando un grupo de miembros de la comunidad se dio cuenta de que había una necesidad urgente de ayudar a preservar algunos de los sitios naturales más importantes y restantes de la región de El Paso y el sur de Nuevo México. La organización ha desarrollado el conocimiento y la experiencia necesarios para orientar a los propietarios de tierras que quieran mantener el carácter íntegro de sus terrenos.

 

La región de El Paso se encuentra en la parte norte de uno de los tres desiertos con mayor diversidad biológica del mundo, el Desierto de Chihuahua,  También cuenta con una historia muy rica desde sus inicios—desde los primeros asentamientos humanos y los primeros residentes cazadores-recolectores, pasando por la herencia ganadera y agrícola, hasta lo que hoy es la región de El Paso/Cd.Juárez: una enorme comunidad urbana importante y bulliciosa. El Río Grande es uno de los ríos más largos del mundo y sus aguas son sangre vital para El Paso. Durante miles de años los habitantes de esta región se han beneficiado de la diversidad excepcional de los  recursos naturales, no sólo desde un punto de vista monetario, sino también desde un sentido más social, como comunidad, o más espiritual derivado de la belleza rigurosa de esta tierra. La recreación al aire libre es parte de nuestro estilo de vida, desde excursionistas hasta niños pequeños que juegan en los parques. La protección de nuestros espacios naturales asegurará que todavía tengamos lugares para diversas actividades como por ejemplo ir de excursión, de pesca, de caza, andar en bicicleta, en barco, o simplemente observar la vida silvestre o disfrutar de la serenidad de la naturaleza.

 

Thunder Canyon (‘El Cañón del Trueno’) es un arroyo de 24 acres destinado a conservarse como corredor natural y espacio abierto gracias a la participación cálida y la alianza sólida de residentes locales, el ayuntamiento de El Paso y la Frontera Land Alliance. Las personas que viven alrededor del arroyo trabajaron con el ayuntamiento y la Frontera Land Alliance para forjar un acuerdo a través del cual el ayuntamiento les compraría los terrenos a las constructoras y donde los residentes acordaron pagar los costos iniciales al ayuntamiento. Por su lado Frontera administra el contrato de servidumbre de conservación del terreno, lo cual asegura que nunca será utilizado para el desarrollo urbano.

 

A través del tiempo, Frontera también se ha comprometido con la educación al público en general, respecto a asuntos de conservación. Con esto en mente, la organización ha puesto en marcha talleres para terratenientes, funcionarios gubernamentales y público en general, para ayudarles a aprender y conocer los diferentes métodos que se pueden utilizar para la conservación de terrenos y los beneficios que se derivan de este proceso. Todo esto representa un esfuerzo continuo por parte de Frontera, el cual ha posicionado al grupo como una organización líder y de consulta respecto a cómo y por qué conservar y preservar los espacios naturales de nuestro medio ambiente.

 

Amenazas urgentes

A medida que la población de esta región ha aumentado, se ha producido un desequilibrio entre el paisaje urbano y el natural, resultando en cantidades desproporcionadas de asentamientos  urbanos sin la adecuada conservación de espacios naturales correspondientes. En 1950 la ciudad de El Paso abarcaba 25 millas cuadradas; para el año 2012, se registraron 255 millas cuadradas. Así, los ranchos y granjas que ayudaban a la preservación de espacios abiertos se fueron perdiendo con la expansión de la ciudad, eliminando otros beneficios vitales que enriquecen la vida de la región como el control de plagas en el campo. Debido a eso las áreas de desierto natural que ayudaban a controlar el flujo pluvial, limpiar el aire y nutrir la vida silvestre fueron siendo reemplazadas por la infraestructura urbana; se reemplazaron también algunos espacios abiertos y parques que son tan importantes para mantener nuestra calidad de vida y atraer empresas y turismo a nuestra comunidad. El Paso tiene aproximadamente un acre de espacio abierto por cada 760 habitantes. El promedio nacional es de alrededor de 11 acres por cada 760 habitantes. Claramente, existe una oportunidad para mejorar nuestra región.

 

Oportunidades

Si bien muchas conexiones entre las áreas naturales han sido irrevocablemente alteradas, aún hay una cantidad significativa de espacios abiertos e importantes que no han sido alterados, en los cuales se incluyen terrenos públicos del ayuntamiento de El Paso, tierras que ya no son necesarias para ninguna misión del Departamento de Defensa, así como ranchos y tierras agrícolas. Existe también una oportunidad respecto a los derechos de agua no utilizados ya que éstos pueden proporcionar importantes recursos hídricos para mantener y restaurar los humedales diseñados para imitar históricos ecosistemas naturales como lo fueron los Bosques del Rio Grande. Las generaciones futuras se beneficiarán de la inconmensurable belleza y vitalidad de los espacios naturales del Desierto de Chihuahua. Además, la preservación de granjas y ranchos ayuda a resguardar el futuro de estas comunidades ya que forman núcleos sociales que han prosperado por siglos en esta región. A través de una revisión rigurosa de estos terrenos, Frontera podría identificar los lugares que están en mayor peligro y trabajar con los propietarios que estén dispuestos a preservarlos.

 

Éxitos

La Frontera Land Alliance ha logrado varios éxitos importantes en conservación de tierras, como también un acercamiento con la comunidad. Por ejemplo, los noventa y un acres que constituyen la Wakeem/Teschner Nature Preserve of Resler Canyon (‘la Reserva Natural Wakeem/Teschner del Cañón Resler’) fueron adquiridos en 2006. Esta reserva natural ha servido como oasis para la fauna que habita en El Paso, así también como un refugio importante en el que los miembros de la comunidad pueden relajarse y unirse nuevamente con la naturaleza. Este lugar sirve como un importante corredor natural para la fauna y también como conducto de agua para otra de las reservas naturales de agua, el Keystone Heritage Park (‘Parque de Herencia Histórica Keystone’), el cual se encuentra arroyo abajo.